Dependiendo tu negocio puede ser que tus ventas tengan procesos intermedios, utiliza:

  1. Ventas: Si el cliente nos compra algo que ya no va a cambiar, entonces generamos una venta. Las ventas descuentan inventarios si aplica.
  2. Cotizaciones. Si el cliente antes de comprarnos nos pregunta precios y necesita formalizarlo en un documento para que lo autorice, entonces utilizamos una cotización.
  3. Pedido. Si el cliente quiere comprarnos algo pero esa venta aún puede cambiar porque aún no le entregamos, entonces generamos un pedido. El pedido no descuenta inventarios pero si puede bloquearlos.

Tanto la cotización como el pedido se convierten en ventas y ahorras tiempo porque no tienes que recapturar.

Te dejamos algunos tips para que lleves mejor control de tus cotizaciones y pedidos:

  • Utiliza una cotización cuando el cliente tiene que autorizar que quiere hacer la compra
  • Utiliza una cotización cuando aún no acuerdas los precios con tu cliente para que el la acepte y te lo valide
  • Una cotización siempre debe ser aceptada antes de convertirse en venta, idealmente la debería aceptar tu cliente, pero también podrías marcarla como aceptada tu.
  • Utiliza un pedido cuando un cliente te quiere hacer una compra y aunque aún no concretas la venta o el pago o la entrega quieres apartar el inventario para que no se vuelva a vender
  • Utiliza pedidos para enviar a tus vendedores con el cliente final, definir que les venderás y luego administración validará el pedido y lo convertirá en venta y enviará la factura. No les dejes el trabajo de facturación a tus vendedores
  • Un pedido te permite incluso registrarle un pago, como cuando te pagan un anticipo cuando te hacen el pedido y luego cobrarás el resto. Incluso puedes cobrar el 100% desde que es pedido para cuando cobras por anticipado.
¿Encontró su respuesta?